Isabel; siempre es mejor estar con la familia. Nos cuenta:

Llegue un mes de julio a Nueva York, invitada por un sobrino que vive en el bronx y con la intención de trabajar, para enviar dinero a mi familia en México, y pagar los gastos que mi sobrino hizo pues me pagó todo el viaje, sin embargo no soporte estar en su casa, en el quinto piso de un edificio sin elevador, en un apartamento de 3 recamaras, pero reducido, conviviendo con un perro que se orinaba en mi cama, todos los dias, desde el primer día que llegue al apartamento, cuando mi sobrino abrió la puerta y entre por el pasillo de apenas un metro de ancho, percibí el olor a orines de rata, a las cuales les tengo fobia, horror, asco, animadversión, y simplemente no puedo convivir en un lugar donde haya ratas, las ventanas siempre estaban cerradas, aunque hiciera un calor terrible, sentía que me ahogaba y el clima sólo lo encendían por ratos, o si estaba encendido en un lugar en otro tenia que estar apagado. La esposa además de hipócrita conmigo, ya tenía problemas con mi sobrino, porque él le estaba siendo infiel con una hermosisima Dominicana, imaginense, que mujeron, y pues la esposa con todo respeto que me merecen los indígenas de mi México querido, la señora es una mujer morena del estado de Guerrero, antipática que cuando mi sobrino le dijo que aprovecharían mi estancia ahí para bautizar yo a su pequeña hija, ella mostró su cara agria de descontento e indiferencia. Total yo trataba de hacer caso omiso a sus actitudes, apurando a mi sobrino a que me apoyara encontrando un empleo para mi, pero como él estaba tan entusiasmado con su bella amante, pues poco caso me hacia y yo no salia, sino acompañada y asi fue que encontré empleo en una tienda en la que venden de todo para el hogar y mil cosas, sin embargo mi sobrino me dijo que yo estaba desesperada porque ese trabajo no me convenía debido al poco salario y me consiguió otro en un restaurante donde buscaban mesera y ayudante de cocina, pero después resulta que lo que buscaban era cocinera, para atender la plancha y supiera hacer tortillas para las baliadas de Honduras, que no son más que tortillas de harina mas grandes que las normales. Mendiga Hondureña, que me quiso ensenar en 1,2,3, hacer esas tortillas que para ella son como las quesadillas de Mexico, no pues no nada que ver, todo querían que se hiciera al momento y pues si lograba hacer la mendiga baliada, claro que si, pero no del tamaño que manejan. yo creo que para no complicarse la existencia las tortillas para las baliadas las pueden hacer antes y reservarlas para cuando haya pedidos de 20 baliadas, pues ya más rápido trabajas, como le hacemos los mexicanos ya tenemos la tortilla hecha y dobladita para las quesadillas. Total que me sali de ese lugar, no por no querer aprender sino porque me cambiaron de la cocina a mesera pero para salir a las 12 de la noche y de plano no acepte, pues el bronx de noche no me gusta, hay muchos afroamericanos que no se que hacen en las esquinas parados cuando una pasa, se respira un ambiente tenso y nosotros estabamos en el lado Sur donde hay mas delincuencia. El lugar donde yo vivo es un pueblo tranquilo, muy tranquilo y los espacios de mi casa son grandes, espaciosos se respira libertad en toda mi casa, hay muchas plantas y arboles, y creo que el contraste me afecto animicamente, yo iba a misa a la iglesia con mi sobrino y le pedía a Dios que me quitara esa ansiedad, miedo y desesperación, que estaba experimentando. Dios mio, porqué estoy así, porqué me siento así, que me pasa, porque no logro dormir bien, ayudame por favor, quita de mi todos estos sentimientos que no deseo, quiero seguir aqui, quiero trabajar, quiero apoyar a mi familia en México, tu sabes mis necesidades, o no quieres que este aquí? El dia que mi sobrino nos llevo a la playa no tenia deseos de estar ahi, sin embargo traté de disfrutar metiendome al mar y deje que las olas me golpearan y sacudieran todo lo malo que estaba yo sintiendo pero no. Posteriormente tuve que hablar con mi sobrino para decirle que tenía que marcharme, pero el no entendió; se llegó el día del bautismo y ese dia me marche a México, nuevamente apoyada por mi sobrino amado. mucho tiempo me sentí decepcionada de mi, por no poder encontrar la Paz Interior que necesitaba, me consuela pensar que Dios no quería que yo siguiera alla, que aunque con mis limitaciones yo estaría mejor aquí, con mi familia y aquí estoy ahora más endeudada que antes que me fuera. pero estoy bien y agradecida con Dios por todas sus bendiciones, con nuestro negocio propio, nuestras hijas exitosas y buena salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s